Menu

Mirador de Peña Rubia

Singular formación rocosa con un bello color amarillo rojizo de inigualable belleza cuando atardece y el sol comienza a caer para dar paso a la noche en el valle. Durante muchos años sirvió de cobijo de animales, de corral para ovejas y, actualmente, para practicar deportes como escalada o rápel.

Sin duda, una maravilla natural en plena Alcarria madrileña que no sólo merece una visita por su singularidad paisajística, sino también por su historia.

La leyenda del tesoro carlista de Peña Rubia

En 1836, en la cárcel de Alcalá de Henares se encontraban encerrados bastantes soldados que habían servido en el ejército de Don Carlos. Veteranos de la guerra de guerrillas en 16 de abril de ese año lograron escaparse por el tejado nueve militares. Uno de ellos, al saltar se rompió una pierna y debieron dejarle atrás.

Campo a través llegaron a Villar del Olmo. Allí se dirigieron a casa del alcalde, exigieron que se les entregaran armas y víveres al grito de Viva Carlos V. En este robó mataron de un tiro al secretario del pueblo. Y escaparon con las armas.

Se establecieron en los corrales de Peña Rubia. Desde allí dirigían sus asaltos a caminantes, trajineros que transitaban por la vía del Tajuña o subían por el camino de Villar hacia Alcalá de Henares. En octubre, se desplazó a Villar una compañía de cazadores de la Reina Gobernadora que lograron detenerlos y trasladarlos en Madrid.

Los soldados nunca encontraron muchos de los objetos robados. Cuentan que los objetos robados procedentes de vecinos de Villar del Olmo y otros pueblos, así como de transeúntes siguen escondidos por estos riscos.

Por más que interrogaron a los soldados carlistas nunca consiguieron saber dónde habían escondido el botín.

El 15 de diciembre de 1836 fueron ejecutados a garrote vil en la puerta de Toledo de Madrid.

Desde entonces muchos han sido los que han buscado sin obtener resultado positivo del tesoro de los carlistas escondido en Peña Rubia. Reales de a ocho de plata y distintas monedas y joyas permanecen escondidas por este lugar.